Дървен материал от www.emsien3.com

The best bookmaker bet365

The best bookmaker bet365

Menu
A+ A A-

ORDEN DE VEDAS 2012/2013

 

Una orden de vedas poco razonable.

Ya está aquí. El pasado sábado, día 19 de mayo, salió por fin publicada en el BORM la ansiada y esperada orden de vedas por la cual se regulan los periodos hábiles de caza para la temporada 2012/2013 y otras disposiciones generales para el  ejercicio de la actividad cinegética en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia. Y las conclusiones no son demasiado positivas. Desde la Federación de Caza consideramos que no se han tenido en cuenta las variadas propuestas realizadas en el Consejo Asesor de la Caza, como la posibilidad de poder cazar el conejo los siete días de la semana para evitar, durante la época estival, los daños que origina en la agricultura.

Para empezar, la Dirección General de Medio Ambiente ha seguido prohibiendo la caza en los terrenos libres o no cinegéticos, como ha sido su línea en los últimos años, por lo que todo apunta a que, si nadie lo remedia, ya no habrá vuelta atrás en éste ámbito y habrá que sospechar que tal vez ahÍ tengan su origen muchos problemas, como el aumento incontrolado, en determinadas zonas, de algunas especies cinegéticas dañinas para la agricultura, la flora y fauna silvestres.

La orden de vedas regula que la actividad cinegética comience con el descaste del conejo el 17 de junio, aunque existen zonas en las que excepcionalmente se puede cazar sin auxilio de perro a partir del día 20 de mayo, como son los términos municipales de Yecla, Mazarrón, Ulea, Campos del Río, Ojos, Murcia, Torre Pacheco, Cartagena, Fuente Álamo, Alhama, Totana  y San Javier, con el fin de evitar zonas de emergencias cinegéticas como ocurrió el año pasado.

En la media veda se podrá cazar la tórtola y la paloma torcaz a partir del 5 de agosto y hasta el 9 de septiembre, fecha en la que ya se abre la caza de liebre con galgos. Tenemos que destacar, como aspecto especialmente negativo, que la Administración regional quiere impedir que se pueda cazar los sábados durante la media veda, en una incomprensible decisión que significa la supresión de cinco jornadas sin informes técnicos que lo justifique ni argumentación alguna que haya sido comunicada. Tampoco entendemos que si se ha de quitar algún día, sean precisamente los sábados, que son días en los que muchos cazadores de la Región, que trabajan entre semana,  reservábamos para la práctica de nuestro deporte.

En cuanto a otras normas y disposiciones de carácter complementario, es igualmente reseñable la prohibición del empleo de todo tipo de cebos para la captura o muerte de piezas de caza en montes de utilidad pública, ya que la Comunidad Autónoma considera que dichos cebos ayudan a concentrar las poblaciones para así poderlas abatir. Lo que parece una temeridad es asegurar que estos cebos no solo son susceptibles de provocar concentraciones de poblaciones cinegéticas, sino que además pueden derivar en daños  a la actividad agrícola y ganadera, problemas sanitarios, perjuicios a la flora y fauna silvestre y, lo que es peor, afectar a la seguridad vial, llegando a producir accidentes de tráfico. Creemos que tales aseveraciones por parte de la Administración  regional están fuera de lugar (al final, parece que a quien eche cebo en el monte se le quiere culpar hasta de la muerte de Manolete) y que además estas medidas van a resultar contraproducentes y van a tener precisamente el efecto que pretenden evitar. Porque suprimiendo los cebos se va a registrar una reducción importante de solicitudes de aguardos, con el consecuente aumento de las poblaciones de jabalí y, por tanto, con un previsible incremento de los daños a la agricultura y de los problemas de seguridad vial.

Si lo que se pretende es regular las poblaciones de jabalí y mantenerlas bajo control, con el fin de disminuir todos los perjuicios que esta especie ocasiona, lo que no se puede es poner trabas absurdas a quienes disfrutan con los aguardos.

Una vez más se constata que todo son trabas y dificultades para los cazadores, que desde tiempos inmemoriales hemos colaborado con el mundo de la agricultura. No entendemos esta postura cuando la Administración, supuestamente, pretende los mismos fines que nosotros, los cazadores, que no es otra cosa que contribuir a reducir los incidentes y perjuicios que algunas especies provocan en muy diversos ámbitos. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de su navegación en nuestro sitio. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. MÁS INFORMACIÓN ACEPTAR